Snares

Psalm 25:15
My eyes are ever on the Lord, for only he will release my feet from the snare.

 

(Español abajo)

That verse describes my prayer life since we came to the mission field.  I know that this type of prayer has made it possible to continue staying here no matter what. I try to pray without ceasing.  While I am, everything is great.  The moment I stop, instant train wreck.

Vocal or silent prayers work, but mostly it’s just about surrendering everything to God and keeping an ongoing conversation.  Like keeping your cell phone on as you are doing things.  It blocks out other calls from people.  I think a quick prayer with a friend on a specific subject is good.  Everything else is just hollow religious sounding words, usually directed at someone listening.  Clouds with no rain.  It is much better to talk to the Father instead at praying at people.

As you know, we are now empty nesters 😞.  What I miss most of my kids was when I used to take them by the hands and going on a walk in new and ‘scary’ places.

Forests, volcanoes, blizzards, rainstorms, abandoned houses, deserts, jungles, woods, mountains, beaches, lakes, creeks, rivers and farm ponds are fun places to take a child.  Everything is a first time experience.  All unfamiliar and exhilarating.

As babies my children were scaredy cats.  I loved their little sweaty hand holding onto mine for dear life.  All they had to do was hold on and look up at me if anything worried them.  Although they were worried, I knew they’d be alright.  I looked out for where we were going.  I was acutely aware where their little feet were stepping.  I was like a hawk, always alert for danger.

That is an illustration of when I am praying without ceasing.  I hold onto my Heavenly Father’s hand. I look to Him when uncertain. As I go on this walk with Him through strange and unknown places, I know He is with me.  It does not matter whether I feel Him or not.  He watches where I put my feet.  He removes any traps with His power and legions of angels.  He leads me to still waters and gives me peace, conviction, certainty, and confidence.  Good meaning people’s ‘advice’ often trips me up and hurts me.  They make me confused and doubtful of what I am hearing from my all knowing, all powerful God.  You either believe in Him or you don’t.

I have had people give me horrible advice, steer me wrong, try to fill me with fear.  Some have cast witchcraft spells, love potions, and voodoo on me.  One time I actually stepped on a witchcraft curse thing as I was leaving my house.  Besides stinking really bad, I was not affected.

Even horrible, misinformed, thoughtless, prideful advice is just an OPPION. Bad advice, (just as bad as witchcraft) is rendered useless as long as I am following my own advise of holding onto my Saviors Hand and Looking only to Him in times of doubt and conflict.

I have been in ambushes, walked through firefights, sniper fire, attempted muggings and booby traps.  I have never got hurt that bad.  Most of the time I didn’t even know about it until afterwards.  God was watching out for me, up until now, even when I wasn’t aware of Him.  Kind of like the Lion from Narnia.  He had my hand even when I didn’t know it, bringing me right here, right now, to Nicaragua, in spite of my blunderings.

I probably am only aware about 1/10th of the plots against me.  You can worry about traps, evil people, etc. or worry about pleasing God.  The last option is delightful.  It’s relatively new to me.  I have only been doing it the last third of my life.  I love it.  It humbles me.  I love showing off to God and His cloud of witnesses by blindly trusting in Him.

When your eyes are on God, you don’t have to worry about snares, because God’s eye is on you as well as on the sparrow.  He’s watching where you go.  He’s got you!

Matthew 10:29
Are not two sparrows sold for a penny? And not one of them will fall to the ground apart from your Father.

There is so much beauty in the thought of focusing on God.  I never have one negative feeling or worry in my life, as long as my eyes are on the Lord.  Focusing on God is what I “call praying with your eyes open.”  It is beautiful.  It is pure peace and joy.  Take your eyes off of Him for one second and all the angst hits you at once.  Soon after, you are in a snare and disaster soon befalls you.  One conversation from man, phone call, chat or email can ruin it all.  The key is getting alone with God and looking into His beautiful face once again.

Satan and his demons set traps for believers.  They also use evil people and sometimes even fellow Christians to set snares, traps, gossip, slander and attack you.  Sadly, even fellow believers are used when their eyes aren’t on the Lord at the moment they trip you up.  They are on you, or on themselves. A snare doesn’t have to be an attack.  Sometimes a snare can be someone well intentioned trying to help you or encourage you, filling you with religious, self-righteous pride, which was Satan’s original sin.

There is nothing more beautiful than a Christian whose eyes are on the Lord continuously.  Nothing stumbles them!  Not well intentioned people, enemies or even Satan.  They are invincible.  They only trip when they look down.

Keep looking up my friend!

Psalm 121:1-2 I will lift up mine eyes unto the hills, from whence cometh my help. My help cometh from the Lord, which made heaven. 

Dean

 

Trampa

Salmos 25:15 Mis ojos siempre están en el Señor, porque solo él liberará mis pies de la trampa.

Este versículo describe mi vida de oración desde que llegamos al campo de la misión. Sé que este tipo de oración ha hecho posible continuar aquí sin importar lo por venir. Intento orar sin cesar. Mientras estoy haciendolo, todo es genial. En el momento en que pare, todo convierte en un disastre.

Las oraciones, vocales o silenciosas funcionan.  Pero para mi la mejor oracion se trata de rendirle todo a Dios y mantener una conversación continua. Es como mantener tu conversación por teléfono celular mientras haces cosas. Bloquea otras llamadas mientas tanto, aveces nadie esta hablando pero la linea esta abierta. Las oraciones grupales me enfermaran. Creo que una oración rápida con un amigo sobre un tema específico es buena. Todo lo demás son solo palabras huecas y religiosas, generalmente dirigidas a alguien que escucha. Nubes sin lluvia Es mucho mejor hablar con el Padre en lugar de orar a las persona.

Como ya sabes, ahora  tenemos nuestro nidos vacío 😞. Lo que extraño a la mayoría de mis hijos fue cuando solía tomarlos de las manos y salir a caminar en lugares nuevos y “aterradores”.

Bosques, volcanes, tormentas de nieve/lluvia, casas abandonadas, desiertos, selvas, bosques, montañas, playas, lagos, arroyos, ríos y estanques agrícolas son lugares divertidos para llevar a un niño. Todo es una experiencia de primera vez. Todo estimulante.

Cuando eran bebés, mis hijos eran asustadizos. Me encantó su pequeña mano sudada que se aferraba a la mía. Todo lo que tenían que hacer era aferrarse y mirarme si algo les preocupaba. Aunque estaban preocupados, yo sabía que estarían bien. Miré hacia donde íbamos. Estaba muy consciente de dónde pusieron sus pequeños pies. Yo era como un halcón, siempre alerta por el peligro. Ese tipo de cosas encapsula mi vida de oración, donde yo soy el pequeño niño asustado, y Dios es mi Padre a quien sostengo.

Esa es una ilustración de cuando estoy orando sin cesar. Me aferro a la mano de mi Padre Celestial. Lo miro cuando estoy inseguro. Mientras camino con Él por lugares extraños y desconocidos, sé que está conmigo. No importa si lo siento o no. Él mira donde puse mis pies. Él elimina cualquier trampa con su poder y legiones de ángeles. Él me lleva a las aguas tranquilas y me da paz, convicción, certeza y confianza. El  ‘consejo’ de la gente a menudo me hace tropezar y me hace daño. Me hacen confundir y dudar de lo que estoy escuchando de mi todo conocimiento, todo poderoso Dios. O crees en Él o no.

He tenido personas que me dan consejos horribles, me guían mal, tratan de llenarme de miedo. Algunos han lanzado hechizos de brujería, pociones de amor (absolutamente desagradable ) y vudú sobre mí. Una vez pisoté una maldición de brujería al salir de mi casa. Además de apestar realmente mal, no me afectó.

Incluso el consejo horrible, mal informado, irreflexivo y orgulloso es solo una OPCIÓN. Los malos consejos, (tan malos como los de una hiicheseria) son inútiles.  Siempre que sigo mi propio consejo de aferrarme al Mano del Salvador y mirar solo a Él en tiempos de duda y conflicto.

He estado en emboscadas, tiroteos, disparos de francotiradores, casabobos, intentos de atracos y trampas explosivas. Nunca me lastimé tan mal. La mayoría de las veces ni siquiera lo supe hasta después. Dios estaba pendiente de mí, hasta ahora, incluso cuando no estaba consciente de él. Algo así como el León de Narniaz. Él tenía mi mano incluso cuando no lo sabía, trayéndome aquí, ahora mismo, a Nicaragua, a pesar de mis errores.

Probablemente solo reconozco aproximadamente una décima parte de las conspiraciones en mi contra. Puedes preocuparte por trampas, gente malvada, etc. o preocuparte por complacer a Dios.

La última opción es deliciosa. Es relativamente nuevo para mí. Solo lo he estado haciendo el último tercio de mi vida. Lo amo. Me humilla. Me encanta presumirme ante Dios y su nube de testigos confiando ciegamente en él.

Cuando tus ojos están puestos en Dios, no tienes que preocuparte por las trampas, porque el ojo de Dios está contigo y en el gorrión. Él está mirando a dónde vas. Él te tiene!

Mateo 10:29 ¿No se venden dos pajarillos por un centavo? Y ninguno de ellos caerá al suelo aparte de tu Padre.

Hay tanta belleza en el pensamiento de enfocarse en Dios. NUNCA tengo un sentimiento negativo o preocupación en mi vida, siempre y cuando mis ojos estén en el Señor. Enfocarme en Dios es lo que llamo ‘ orar con los ojos abiertos ”. Es hermoso. Es pura paz y alegría. Quita tus ojos de Él por un segundo y toda la angustia te golpea a la vez. Poco después, estás atrapado y el desastre te sobreviene pronto. Una conversación del hombre, una llamada telefónica, un chateo o un correo electrónico puede arruinarlo todo. La clave es estar a solas con Dios, desconectarse de la bulla y mirar su hermoso rostro una vez más.

Satanás y sus demonios ponen trampas para los creyentes. También usan personas malvadas y, a veces, incluso cristianos para establecer  trampas, chismes, difamación y ataque. Tristemente, incluso los creyentes se usan cuando sus ojos no están puestos en el Señor en el momento en que te hacen tropezar. Están enfocando en ti, o en sí mismos.

Una trampa no tiene que ser un ataque. A veces, una trampa puede ser una buena intención para alguien que trata de ayudarlo o alentarlo, llenándolo de orgullo religioso y farisaico, que fue el pecado original de Satanás.

No hay nada más bello que un cristiano cuyos ojos estén continuamente puestos en el Señor. ¡Nada los sorprende! Gente , ni bien intencionada, enemigos o incluso Satanás. Ellos son invencibles. Solo se tropiezan cuando miran hacia abajo.

Sigue buscando a mi amigo!

Salmo 121 Levantaré mis ojos a los montes, de donde viene mi ayuda. 2 Mi ayuda viene del Señor, que hizo el cielo.

Leave a Reply